Observatorio de Tendencias, Fundación Botín

Políticos y altos cargos de la Administración se ponen al día para abordar el problema del agua

El Primer Foro del Agua pretende establecer consensos básicos para una mejor gestión hidrológica.

Descarga de recursos de prensa

Nota prensa completa (.pdf) 

El Centro de Estudios de Políticas Públicas y Primer foro del agua. Fundación Botín y Universidad de AlcaláGobierno de la Universidad de Alcalá (CEPPYG), la Fundación Botín y el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Agua (IMDEA AGUA) imparten los días 27 y 28 de septiembre de 2012 un curso de formación a altos cargos de la Administración, destinado a ponerlos al día en las tendencias tecnológicas y científicas más avanzadas en materia hidrológica.

El objetivo de este Primer Foro del Agua, que se celebra en la nueva sede en Madrid de la Fundación Botín, es establecer unas bases de consenso, tanto en materia geográfica como política, para abordar el problema del agua mediante una mejor gestión hidrológica para la sostenibilidad del país.

La evolución del comercio internacional, de la agricultura, los cambios de estilos de vida y sensibilidades de los ciudadanos, el progreso técnico y científico y el cambio climático, configuran un entorno muy diferente para la política del agua en España, muy distinta de la que existió en anteriores legislaturas y ciclos de gobierno.

En estas dos jornadas de formación a diputados, senadores y altos cargos de la administración pública, se analizan las tendencias globales, tecnológicas, económicas y sociales, poniendo de manifiesto los datos y resultados científicos más relevantes para España, respecto a la gestión hidrológica.

El Primer Foro del Agua, que forma parte del programa académico de este año del CEPPYG, está dirigido por el profesor Ramón Llamas, académico y director del Observatorio del Agua de la Fundación Botín, y coordinado por Eloy García Calvo, director de IMDEA-Agua. En él se pretenden establecer las bases para un consenso sobre la política del agua, lo cual requiere conocer a fondo las tendencias, analizarlas e interpretarlas en clave nacional, para así poder identificar las oportunidades y fortalezas.

Ramón Llamas destaca que “el problema del agua en España no es de escasez física, sino de gestión”. En su opinión, "la política del agua para España en el siglo XXI debe apoyarse en las nuevas tecnologías, las oportunidades que ofrece la globalización y el acervo de conocimientos acumulado en décadas de debates y estudios. Debe articularse en consensos básicos pero fundamentales, quedando al margen de los vainvenes políticos. Nuevos datos científicos y perspectivas avalan una nueva visión, que cuestionaría las conclusiones más alarmistas, pero los valores inmateriales e intangibles son tanto o más importantes".

En la gestión de la Política del Agua, los intentos pasados por definir una política y una estrategia con vocación de continuidad y perspectiva de largo plazo, no han fructificado. Sin embargo, existe una opinión generalizada entre especialistas y responsables políticos de que España, no sólo necesita un consenso amplio y duradero en este campo, sino que el país se encuentra en una coyuntura propicia para definir sus bases.

Algunas tendencias avalan esta conclusión: la reducción de los consumos per cápita de agua en los hogares en un 13%, el menor uso del agua en los regadíos en un 6%, un gran desarrollo tecnológico en el sector con empresas que operan globalmente y han ido ganando cuota de mercado y contratos en todo el mundo. A todo esto se suma un mejor conocimiento del estado de los ríos (con más de 5.000 tramos y masas de agua estudiadas) y las reducciones de caudales, que oscilan entre el 5 y el 10%, producto de los cambios del uso del suelo y del clima.


© Fundación Botín, todos los derechos reservados.

Síguenos: