Fecha: 25-11-2012

Consiguen identificar un nuevo sistema de control que permite proteger la integridad del genoma ante cambios ambientales adversos

Este importante avance científico en el campo de la biología permitirá abrir nuevos campos en la investigación de aquellas patologías que presentan lesiones en el genoma.

Investigadores de la Universitat Pompeu Fabra
Investigadores de la Universitat Pompeu Fabra

Un trabajo realizado por investigadores del Grupo de Investigación en Señalización Celular de la Universitat Pompeu Fabra, que dirigen los investigadores Francesc Posas (investigador del programa de Ciencia de la Fundación Botín) y Eulàlia de Nadal, ha demostrado que la precisa coordinación entre el proceso de copia (duplicación) del genoma y la producción de proteínas a partir del genoma, es clave para mantener la integridad genómica en situaciones de cambios ambientales.

Este descubrimiento ha permitido identificar por primera vez un sistema de control que regula la duplicación de las células en momentos de cambios ambientales y evita posibles daños en el genoma.

En el genoma está toda la información necesaria para el correcto funcionamiento de la célula. La maquinaria de transcripción se dedica a copiar fragmentos del ADN (genes) para que se puedan producir las proteínas necesarias. Este proceso de vital importancia se da concomitantemente con otras funciones esenciales, como el ciclo de división celular. Para que una célula se divida hace falta que primero se duplique su material genético. Esta duplicación la lleva a cabo la maquinaria de replicación. Proteger este proceso es esencial, puesto que durante este periodo el ADN es especialmente susceptible a sufrir alteraciones que pueden comprometer las funciones celulares, y ser heredadas por la célula hija.

Ante cambios ambientales Nuevo sistema de control que permite proteger la integridad del genoma ante cambios ambientales adversos. Ciencia, Fundación Botínrepentinos, la célula detecta un peligro y aumenta la producción de proteínas que permiten garantizar su supervivencia. Un aumento en la demanda de proteínas al mismo tiempo que se está duplicando el genoma es una situación muy comprometida para las células. En estas circunstancias, la maquinaria de copia del ADN y la maquinaria que permite la producción de proteínas se encuentran viajando por el mismo genoma, hecho que las expone a una probable colisión entre ellas. Una analogía para ilustrar este proceso sería el de dos máquinas de tren viajando por una misma vía (el ADN) que se encuentran y chocan. Cuando esto pasa sobre el ADN, éste sufre graves lesiones y queda alterado.

En este trabajo se propone el mecanismo mediante el cual las células pueden evitar esta colisión o choque de trenes. Una única molécula señalizadora es capaz de coordinar los dos procesos, parando y protegiendo el proceso de duplicación del ADN hasta que ya se han producido las proteínas necesarias. Una vez atendida la demanda inmediata de la célula, la duplicación del ADN puede continuar sin riesgo de colisión.

 

 

Logo de Fundación Botín