Fecha: 28-06-2012

Construyendo un universo propio. Colección A.C.B., desde el 27 de julio en Villa Iris

Un testimonio de los acontecimientos más relevantes de los años 60, 70 y 80 en el arte español, con obras de Tápies, Pablo Palazuelo, Pérez Villalta, Luis Gordillo, Alfonso Albacete, Broto, Barceló, Uslé o Julio López Hernández.

Descarga de recursos de prensa

1. Nota prensa (pdf)   2. Créditos imágenes  (pdf)   3. Fotos (6,8mb)   

La Fundación Botín muestra en el edificio Villa Iris la colección de Alberto Corral López-Dóriga (Valladolid, 1938- Cantabria, 2008), un testimonio de los acontecimientos más relevantes de los años 60, 70 y 80 en el arte español, con obras de Tápies, Pablo Palazuelo, Pérez Villalta, Luis Gordillo, Alfonso Albacete, Broto, Barceló, Uslé o Julio López Hernández.

Villa Iris, una de las sedes de la Fundación Botín, en Santander
Villa Iris, una de las sedes de la Fundación Botín, en Santander

Alberto Corral fue una de las primeras personas en España en comprar escultura contemporánea (la primera en 1966), además de obra original y gráfica, entre los que destacan los principales artistas españoles, los miembros del expresionismo abstracto americano y del pop art. La comisaria de la exposición es María Corral López-Dóriga, quien destaca que la colección de Alberto Corral es una de las colecciones privadas emblemáticas de la historia del coleccionismo en España.

Se expone en el edificio Villa Iris de la Fundación Botín, pues ha considerado que una casa es el lugar idóneo para mostrar una colección privada, puesto que permite su disfrute a escala doméstica tal como hizo el propio coleccionista, que siempre convivió con las obras.

La comisaria destaca que a lo largo de más de treinta años, apoyándose en su conocimiento y pasión, "fue forjando una colección de arte notable, metódica, elegante, optimista, equilibrada y sopesada, características que se dirían reflejo fiel de su persona tal y como sigue presente en nuestro recuerdo".

También recuerda que en una cierta época de dificultades económicas, Alberto se planteaba deshacerse de uno de sus dos bienes tan preciados: su hermosa casa o su querida y trabajada colección. El consejo fue claro: "se pueden hacer muchas casas como esta, pero la Colección es irrepetible". Afortunadamente cambiaron las circunstancias y pudo conservar ambas, añade la comisaria.

Respecto al coleccionista, la comisaria señala que "era un gran entendido en arte por herencia y por dedicación. Nada en él era producto de impulsos, sino de razonada decantación. Con la semilla de lo que vio y vivió en su casa (y luego heredó en parte), lo que estudió y admiró en España y en el extranjero, fue armando poco a poco, y a medida que se lo permitían sus ingresos de ingeniero de caminos, una notable colección. La importancia de la Colección Alberto Corral es que fue pionera en la España de los años sesenta, setenta y ochenta. Fue selecta en la nómina de los artistas, ajustada en el número de obras, sin estridencias ni concesiones de ningún tipo. Y lo más destacable es que fue coetánea a los movimientos y a la creación de los artistas de su época".

Fechas: 27 julio- 23 septiembre de 2012.
Comisaria: María Corral
Fundación Botín, edificio Villa Iris. Santander.

 

 

Logo de Fundación Botín