Fecha: 08-10-2009

Donados a la Fundación los manuscritos del compositor Miguel Ángel Samperio

Ángela Jiménez, viuda del compositor Miguel Ángel Samperio, donó este año a la Fundación el grueso de los manuscritos originales, apuntes, bocetos, etc., que dejó el compositor a su muerte.

Supone un hito fundamental en la recuperación de este autor, uno de los compositores más importantes que ha dado Cantabria a lo largo del siglo XX.

Se trata de un importante paso para la revalorización del destacado músico cántabro, del que se cumplirá en 2010 el décimo aniversario del fallecimiento.

Se trata de un hecho importante por lo que significa de salvaguarda de unos materiales de alto valor cultural que se encontraban dispersos y bajo riesgo de perderse para siempre. También porque con su ordenación y catalogación se facilitará el conocimiento de este autor así como el estudio de su evolución creativa.

Los manuscritos musicales, junto con otros documentos valiosos como textos diversos, documentación personal y fotografías, se han ido recogiendo entre septiembre de 2008 y marzo de 2009 por el Centro de Documentación e Investigación Musical de Cantabria (CDIMC) perteneciente a la Fundación Marcelino Botín.


   Manuscritos del compositor Miguel Ángel Samperio

Estos 407 documentos se encontraban dispersos entre Madrid, Málaga y Santander y representa el grueso de la obra de Samperio. No se descarta, sin embargo, que exista todavía más documentación en poder de otras personas por lo que se sigue trabajando para localizarla y poder sumarla a la recuperada ahora. La donación, además de la insustituible colaboración de la viuda de Samperio, actualmente residente en Málaga, ha contado con la ayuda de la nonagenaria madre del compositor, Dña. María Flores, quien ha dado todas las facilidades para el acceso a su casa en Madrid simplificando todas las tareas de recogida y recuperación.

El Centro de Documentación e Investigación Musical de Cantabria (CDIMC) fue creado por la Fundación Marcelino Botín en 1996, consciente de la necesidad de prestar una atención sistemática y científica a un campo tan fundamental y definitorio de la cultura cántabra y sus tradiciones como es la música.

Se trata de una herramienta de recuperación, investigación y potenciación de todo lo relacionado con la música de nuestra comunidad, en sus distintas vertientes.

Tras un periodo de redefinición del proyecto y de sus estrategias, el CDIMC inició en 2008 una nueva etapa. Los cuatro ejes fundamentales que orientan su actuación son: una permanente búsqueda y recopilación de patrimonio y recursos musicales cántabros (Conservación); la organización de todos sus contenidos bajo los más modernos criterios informáticos, con vistas a interconectarlos y facilitarlos al máximo (Virtualización); la potenciación de estudios sobre el patrimonio musical de Cantabria y la contribución a la ampliación del mismo en todas sus vertientes (Creación) y la puesta en valor de todo ello de la manera más firme, amplia y eficaz posible (Visibilidad).

Con este planteamiento general, mantenido a medio plazo, se aspira a convertir al CDIMC en uno de los referentes insustituibles de la cultura de nuestra región.

 

 

Logo de Fundación Botín