Fecha: 30-06-2007

El dibujo en los grandes artistas españoles; investigación y colección editorial abierta con Eduardo Rosales

Este programa de la Fundación Marcelino Botín responde a una línea encaminada a configurar los corpus de dibujos de los artistas más destacados de los siglos XVII, XVIII y XIX español, en un intento de recopilar la totalidad de su obra dibujística.

La serie editorial que se abre con Eduardo Rosales resultará absolutamente pionera en el campo de las publicaciones de Historia del Arte en España.

El primer catálogo razonado de la colección es Eduardo Rosales (1836-1873) Dibujos. Es el resultado de una investigación iniciada hace más de dos años con la dirección científica de José Luis Díez. Este trabajo ha permitido calibrar la dimensión completa de la importancia de Rosales como artista y dibujante.

El madrileño Eduardo Rosales en una de las figuras capitales de la pintura española decimonónica, cuya faceta como dibujante, extraordinariamente fértil y variada, constituye un ejemplo máximo de la importancia fundamental del dibujo en el proceso creativo de un artista. La extraordinaria abundancia y dispersión de su obra, así como la continua aparición en el mercado y exposiciones de nuevos dibujos, ha hecho laboriosa la tarea de investigación, recopilación de datos y documentación fotográfica de este ingente caudal de obras.
Colección editorial el dibujo de los grandes artistas españoles: Eduardo Rosales

El catálogo razonado de los dibujos y acuarelas de Eduardo Rosales se ha abordado con la ambición y el propósito de intentar reunir el corpus de toda la obra dibujada del artista conocida hasta ahora, tanto los numerosos conjuntos reunidos en los fondos de los museos públicos, fundamentalmente en el Museo del Prado y en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, como los dibujos dispersos en gran cantidad de colecciones privadas, casi todas españolas.

Se han estudiado y analizado un total de 1.050 dibujos atribuidos a Rosales, de los cuales se publican en el catálogo razonado exclusivamente los que se consideran autógrafos del artista, y que ascienden a 859. No obstante, los 194 dibujos restantes, cuya atribución presenta alguna duda o se descartan claramente como obras del artista, se han estudiado igualmente con argumentos estéticos y documentales que justifican de forma contundente su exclusión del catálogo, llegando en ocasiones a casos tan pintorescos como dibujos identificados con la estampilla de Rosales, expuestos algunos en reiteradas ocasiones como originales del artista y que, además de su rechazo por razones puramente estilísticas, se datan en realidad de forma irrefutable por su contenido iconográfico años después de su muerte.

Debido a esta particular circunstancia, junto a los estudios introductorios sobre la obra dibujada de Rosales que preceden a este catálogo razonado, se incluye un ensayo que explica, entre otros aspectos técnicos de los dibujos de Rosales, el uso de las estampillas, etiquetas y sellos identificativos de la obra del pintor añadidos a dichos dibujos a partir de su muerte del artista y que se han seguido utilizando con posterioridad. Además, completa este trabajo una cronología documental de Rosales que desmenuza, aclara y completa rigurosamente la información fehaciente que se tiene hasta el momento del transcurrir vital de Rosales, que consigna muchas veces su actividad en sus diarios y documentación epistolar día a día; instrumento que pretender servir de utilidad precisa a la hora de datar, identificar o encajar muchos dibujos sin fecha o de iconografía ambigua.

La publicación se ha estructurado pensando en su consulta múltiple, con el fin de hacerla herramienta útil, práctica y sencilla para el estudio y análisis de su contenido. Así, tras los estudios introductorios que lo preceden, el corpus se ha estructurado bajo una ordenación que agrupa los dibujos según su iconografía, con una catalogación razonada de cada uno de ellos. A continuación, se reproduce la práctica totalidad de la obra catalogada, agrupada en este caso por orden cronológico y, dentro de éste, por conjuntos, con el fin de permitir analizar la evolución estilística de Rosales como dibujante, así como los diferentes asuntos que captaron su interés a lo largo de su vida. Finalmente, se incorporan también los imprescindibles índices iconográficos y de propietarios con el fin de facilitar al máximo la identificación y localización de las obras dentro del catálogo, independientemente de su ubicación. Con esta estructura se pretende sobre todo ofrecer al usuario un abanico múltiple de posibilidades de consulta y facilitar al máximo el uso y provecho de la publicación.

El catálogo razonado es el resultado de un trabajo verdaderamente ímprobo y fatigoso, según expone en su texto introductorio el director científico, José Luis Díez. La cantidad desbordante de material recopilado, -que ha duplicado con creces las previsiones iniciales-, el análisis detenido de cada uno de los dibujos, su cotejo comparativo y documental, el estudio iconográfico y estilístico de cada uno de ellos y la organización misma del catálogo ha supuesto también un desafío como proyecto de investigación.

Este esfuerzo se ha visto recompensado en igual medida con el hallazgo de gran cantidad de dibujos inéditos que suponen aportaciones muy significativas para el conocimiento pleno de la personalidad artística de Rosales en toda su dimensión, concretando aspectos de su creatividad hasta ahora difusos y facilitando precisiones biográficas, estéticas y documentales de gran utilidad para contrastar y depurar con la bibliografía existente sobre el artista. Junto a ello, se han localizado algunos de los dibujos fundamentales de Rosales, reproducidos una y otra vez por los historiadores a partir de fotografías antiguas, pero que no se habían vuelto a ver desde principios del siglo XX. Este es el caso, entre otros, del famoso y bellísimo modellino preparatorio para la gran obra maestra de Rosales, Doña Isabel la Católica dictando su testamento, citado y reproducido reiteradamente por toda la bibliografía en la colección del Marqués de Casa Torres, pero del que en realidad no se había vuelto a saber de su paradero real desde que fuera expuesto en 1902, reproduciéndose ahora en color por vez primera.

Este trabajo ha servido también para precisar la iconografía de gran cantidad de dibujos, identificar muchos otros, ajustarlos en su cronología, definir con precisión el proceso de elaboración de las pinturas más conocidas de Rosales y trazar la evolución estilística de los distintos lenguajes empleados por el artista en sus diseños, completando al fin el conocimiento global de la personalidad artística de este gran maestro.

El catálogo pretende servir al menos no sólo como compendio depurado y razonado de los dibujos autógrafos de Rosales conocidos hasta ahora sino además como herramienta comparativa para precisar atribuciones, ajustar cronologías y estimular la gran monografía definitiva que Eduardo Rosales merece a todas luces como uno de los maestros capitales de la pintura española y que inexplicablemente aún le debe la historiografía especializada.

El equipo con el que ha contado José Luis Díez en esta investigación ha estado formado por Ana Gutiérrez y Carlos G.Navarro.

El catálogo tiene 1.000 páginas y 2 tomos. Su precio es de 60 euros. Puede comprarse directamente a la Fundación, haciendo el pedido a través de fmabotin@fundacionmbotin.org, que lo enviará contra reembolso por una empresa de mensajería, o bien en la librería habitual, donde es distribuido por egartorre@egartorre.com

La distribuidora fuera de España es www.celesa.com

 

 

Logo de Fundación Botín