Fecha: 26-07-2018

El programa Mind the Gap invierte cerca de un millón de euros en el desarrollo de empresas de base biotecnológica

Fruto de su última convocatoria, Mind the Gap invertirá 844.000 euros en las Spin-Off Innitius y EpiDisease. La primera desarrolla un novedoso dispositivo para el diagnóstico del riesgo de parto prematuro, mientras la segunda trabaja en un sistema de detección, pronóstico y seguimiento de la escoliosis idiopática en adolescentes (EIA).

El programa Mind the Gap de la Fundación Botín invierte cerca de un millón de euros en el desarrollo de empresas de base biotecnológica

Mind the Gap invertirá cerca de 850.000 euros en el desarrollo de dos nuevas empresas españolas de base biotecnológica. Fruto de la última convocatoria del programa, que fue creado por la Fundación Botín en 2011 siguiendo un modelo de 'inversión de impacto' pionero en España, Mind the Gap invertirá 500.000 euros en los próximos dos años en la empresa granadina Innitius, Spin-Off surgida de una investigadora del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada (Ibs. GRANADA), fruto de la colaboración entre la Universidad de Granada y el Sistema Andaluz de Salud, y 344.000 euros en la compañía valenciana EpiDisease, primera Spin-Off del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) fundada por investigadores de esta institución en su área temática de Enfermedades Raras (CIBERER), así como miembros de la Universitat de València y del Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA.

Sobre Innitius y su dispositivo Fine Birth

La empresa Innitius está desarrollando el dispositivo Fine Birth, una nueva tecnología basada en el uso de ultrasonidos de torsión para el diagnóstico temprano y efectivo de patologías asociadas al momento del parto: el nacimiento prematuro y la inducción al parto.

Según la Organización Mundial de la Salud, los partos prematuros son la primera causa de mortalidad infantil en los países desarrollados y la segunda en aquellos en vías de desarrollo. Así, sus previsiones auguran que, de los trece millones de niños nacidos en partos prematuros en 2015, un millón morirá antes de cumplir los cinco años, unas cifras que le han llevado a fijar esta patología como el IV Objetivo del Milenio.

Este nuevo dispositivo, bautizado como Fine Birth, apuesta por reemplazar a las actuales técnicas de diagnóstico que apenas cuentan con un 30% de fiabilidad para los especialistas. A falta aún de realizarse los ensayos clínicos válidos regulatoriamente, se estima que Fine Birth permitirá, como mínimo, duplicar la capacidad de detección del parto prematuro de los actuales métodos de diagnóstico. Esta mejora permitiría al ginecólogo programar con tiempo suficiente tratamientos específicos que ayuden a retrasar, tanto como sea posible, el momento del parto, reduciendo al máximo el impacto sanitario, social y económico de la prematuridad.

A pesar de ser una compañía fundada a finales de 2017, Innitius lleva trabajando desde 2012 en el desarrollo del sistema de sensores en el que se basa el funcionamiento de Fine Birth y la aplicación clínica que trata. Tras haber sido financiado en la etapa de investigación por entidades como el Ministerio de Industria y Competitividad de España (MINECO), el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), la Fundación para la Investigación Biosanitaria de Andalucía Oriental (FIBAO), Obra Social La Caixa & Caixa Capital Risc, ha sido seleccionado en 2017 para formar parte del programa Mind the Gap de la Fundación Botín. Así, en diciembre de ese año, Mind the Gap formalizó el compromiso con la empresa andaluza Innitius para cerrar la primera ampliación de capital de la misma.

De esta forma, el Programa Mind the Gap aportará 500.000 € en dos años, una cuantía con la que Innitius pretende finalizar el desarrollo del dispositivo, que será utilizado en los ensayos clínicos válidos para la obtención del marcado CE; iniciar la ejecución de dichos ensayos en hospitales de Granada, Barcelona y Londres; establecer las primeras tomas de contacto con los sistemas sanitarios y prepararse para la industrialización de la tecnología, con vistas a una posible salida al mercado en 2020.

Sobre EpiDisease y su dispositivo ScoliPro

La empresa EpiDisease, fundada en 2014, está desarrollando el dispositivo ScoliPro®, una nueva prueba molecular que permitirá diagnosticar la escoliosis idiopática en adolescentes (EIA) con una elevada sensibilidad y especificidad, así como decidir el seguimiento y tratamiento de estos pacientes de forma más específica.

La EIA es una deformidad tridimensional de la columna vertebral que puede provocar dolor, limitación funcional y restricciones de la función pulmonar. Aunque comienza en la adolescencia temprana con una deformación leve de la columna de 10 grados, el gran problema radica en que el 10% de los pacientes progresan hasta 40 grados (escoliosis grave) en los años sucesivos.

Con más de 36 millones de pacientes en todo el mundo, 1 millón de ellos en Europa, el diagnóstico y seguimiento de esta enfermedad exige exploraciones físicas y estudios radiológicos desde su detección y hasta la madurez esquelética, lo que supone no sólo un consumo importante de recursos para el sistema sanitario, sino también una elevada exposición de los pacientes a irradiaciones, además de corsés y cirugías correctivas, a las que son sometidos alrededor del 10% independientemente de haber llevado a cabo otra serie de tratamientos previos. En este sentido, los especialistas requieren de otras herramientas de diagnóstico, pronóstico y monitorización de la evolución de la enfermedad que se basen en marcadores moleculares y eviten irradiar frecuentemente a los pacientes con rayos X.

El kit de diagnóstico in vitro ScoliPro® permitirá analizar en una muestra de sangre una firma de miRNAs (marcadores epigenéticos) capaz de diagnosticar la EIA con una elevada sensibilidad y especificidad. Esta nueva prueba molecular ayudará a los especialistas a identificar de forma precoz a personas con mayor riesgo de desarrollar EIA, así como a decidir el seguimiento y tratamiento de estos pacientes de forma más específica. Las ventajas a medio y largo plazo para el paciente serían una menor exposición a radiación consecuencia del seguimiento de la progresión de la enfermedad mediante el uso de Rayos-X y un pronóstico más efectivo acerca de la evolución que puede tomar la deformidad de su columna.

En este sentido, ScoliPro® cambiará el paradigma actual del diagnóstico clínico al reducir el uso de la actual tecnología de diagnóstico (rayos X) y, por tanto, el riesgo futuro de cáncer en estos pacientes, además de identificar potencialmente a aquellos pacientes en los que la escoliosis no va a progresar.

La Fundación Botín, a través de su instrumento de inversión Mind the Gap, está financiando el desarrollo del prototipo del kit y la validación clínica de la función pronóstico, acelerando de este modo que el futuro test diagnóstico pueda llegar al mercado con todos los requisitos regulatorios necesarios para un test diagnóstico IVD.

Sobre Mind the Gap

El Programa Mind the Gap, creado por la Fundación Botín en 2011, impulsa el emprendimiento en el ámbito de las Ciencias de la Vida para posibilitar que las tecnologías con potencial comercial, desarrolladas por instituciones científicas españolas, lleguen al mercado y generen desarrollo social y económico. Con este fin, invierte tanto recursos financieros (hasta 500.000 € por proyecto) como de gestión, mediante la incorporación al proyecto de un asesor experto que presta orientación y apoyo profesional en aquellos aspectos críticos que permitan trasformar los proyectos surgidos en el ámbito académico en iniciativas empresariales viables.

En este sentido, desde 2016 el Programa Mind the Gap instrumenta sus inversiones a través de un novedoso vehículo de cofinanciación en el que, además de la Fundación Botín, participan un grupo de inversores privados, en una iniciativa pionera en el panorama nacional que demuestra la capacidad de la ciencia española de atraer capital privado. Ello nos está permitiendo profundizar en un modelo de colaboración público, privado y social que mejore la sostenibilidad de nuestro sistema de ciencia y multiplique por tres la eficiencia de la inversión social de la Fundación Botín.

Estas dos nuevas empresas se suman a las cinco que ya formaban parte del programa Mind the Gap y que hasta la fecha han captado más de 12 millones de euros de capital privado. Además, en 2017 alcanzaron una facturación conjunta de 1.230.000 euros y mantuvieron 48 puestos de trabajo.

 

 

Logo de Fundación Botín