Fecha: 22-02-2016

La Fundación Botín apoyará con recursos económicos y de gestión a la spin-off de la USC Lentimed

La empresa trabajará en el desarrollo de un nuevo material que permita lentes de contacto blandas preparadas para la liberación de fármacos.

Imagen de los participantes en la reunion
Imagen de los participantes en la reunion

La Fundación Botín apoyará económicamente y con recursos de gestión la actividad de Lentimed Medical Devices, spin-off de la USC, constituida recientemente y que trabaja en el desarrollo de un nuevo material adecuado para la fabricación de lentes de contacto blandas preparadas para la liberación de compuestos en la superficie ocular de forma controlada y sostenida en el tiempo. Los nuevos materiales, las lentes de contacto y el procedimiento cuentan con sus correspondientes patentes para Europa, Estados Unidos y Japón.

Para repasar los detalles de esta colaboración entre la USC y la Fundación Botín, el rector Juan Viaño y el director general de la Fundación, Íñigo Sáenz de Miera, mantuvieron un encuentro con los investigadores que lideran el proyecto el pasado jueves en Santiago de Compostela, los profesores Carmen Álvarez Lorenzo y Ángel Concheiro Nine, y con la administradora de la empresa, Beatriz Noya Mariño. A la reunión acudieron igualmente el adjunto al rector para Transferencia, Innovación y Emprendimiento, Manel Cotos Yáñez; el director del Área de Valorización, Transferencia y Emprendimiento (AVTE), José Luis Villaverde Acuña; y Susana Torrente Vilasánchez, técnica de AVTE.

Lentimed es un proyecto spin-off de la USC que surge a partir de los resultados de investigación protegidos del grupo I+D Farma. Los promotores de la propuesta empresarial, socios y responsables de I+D de la empresa, son los profesores Ángel Concheiro Nine y Carmen Álvarez Lorenzo. La doctora Beatriz Noya Mariño es manager y consejera delegada de un equipo que se reforzará en breve con un/a experto/a en desarrollo de negocio para dar soporte a la gerencia.

Nuevos materiales

Los nuevos materiales de Lentimed están constituidos por componentes comunes a otras lentes de contacto. La innovación es que incorporan ciclodextrinas, componente empleado para otras especialidades farmacéuticas que permite cargar sustancias en una cantidad suficiente y cederlas en contacto con las lágrimas del ojo de manera controlada. El proceso de incorporación de estas ciclodextrinas también es novedoso, y está especialmente diseñado para obtener estos materiales.

Los nuevos materiales ya fueron testados en laboratorio y ha sido comprobada su capacidad de cargar medicamentos como diclofenaco (antiinflamatorios) y miconazol (antifúngico) y cederlos en el fluido lacrimal artificial de modo controlado durante 14 días. Además, se ha comprobado que tiene la dureza adecuada para soportar el pulido para preparar lentes de contacto blandas. Los especialistas en oftalmología consultados por la empresa opinan que la propuesta de esta spin-off sería una solución muy beneficiosa para pacientes de edad avanzada o dependientes, ya que aseguraría una correcta administración del medicamento con su consiguiente beneficio. No obstante, desde la empresa estiman que el segmento objetivo de destinatarios son los usuarios habituales de lentes de contacto con una edad superior a 35-38 años.

Mind the Gap

En 2010, la Fundación Botín puso en marcha la iniciativa Mind the Gap para cubrir las necesidades de los proyectos empresariales biotecnológicos en su fase más temprana. Con esta convocatoria, la Fundación invierte recursos económicos y humanos para crear empresas que lleven al mercado productos y servicios de base tecnológica. El hecho de que los recursos aportados tomen la forma de participación en las empresas convierte a Mind the Gap en un innovador modelo de inversión social tipo 'impact investment'.

Actualmente, este programa cuenta con seis proyectos activos, de los cuales cinco son empresas ya constituidas. Estas compañías facturaron en 2015 más de 750 mil euros y desde el comienzo del programa llevan captados 8 millones de euros de capital privado. A través de Mind the Gap, la Fundación Botín aportará hasta un máximo de 500.000 euros en los próximos dos años, siempre que se vayan superando una serie de objetivos en el desarrollo de la tecnología que constituye la razón de ser de Lentimed. Además, proporcionará recursos de gestión en forma de supervisión, asesoramiento y orientación en aspectos clave del negocio.

 

 

Logo de Fundación Botín