Fecha: 06-10-2011

La Fundación Botín demuestra que la inteligencia emocional también funciona en el colegio

Su programa Educación Responsable logra mejoras del rendimiento académico, reducir la ansiedad y disminuir las conductas de riesgo en 20.000 alumnos a los que se ha impartido esta formación durante tres cursos.

Mayor rendimiento académico, menor ansiedad y la disminución de probabilidades de caer en conductas de riesgo en niños y adolescentes, son los principales resultados obtenidos sobre 20.000 alumnos de 100 colegios que han participado durante tres cursos en el programa "Educación Responsable" desarrollado por la Fundación Botín.

Los notables resultados obtenidos sobre una muestra de 1.000 de esos alumnos, ha generado que otros 200 colegios hayan mostrado su interés en conocer este programa pionero en el mundo para elevar la calidad de la enseñanza. Se prevé que para el próximo curso escolar estas peticiones puedan duplicarse, por eso la Fundación ha creado la Red de Centros Educación Responsable, con el fin de intentar atender lo antes posible esa demanda a nivel nacional.

Encuentro Internacional Educación Emocional, Social y de la Creatividad
Encuentro Internacional Educación Emocional, Social y de la Creatividad, Madrid 4 octubre 2011

Además de aumentar el rendimiento académico -un 14% según estudios norteamericanos- y potenciar la personalidad de los niños para evitar conflictos con compañeros, profesores y familiares, les dota de una estrategia preventiva para afrontar situaciones de grave riesgo que puedan surgir en su vida (drogas, alcoholismo, violencia, intentos de suicidio, intolerancia, y fracaso, entre otras). "En definitiva, el programa ha demostrado su eficiencia en el desarrollo de la inteligencia emocional, en las habilidades de comunicación de los alumnos y en la mejora de la convivencia y el clima escolar en los centros", según manifestó en rueda de prensa Íñigo Sáenz de Miera, director general de la Fundación Botín.

La Fundación Botín, en colaboración con la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria, ha desarrollado este innovador programa en 100 centros escolares de esa región, con 900 docentes, 20.000 alumnos y sus respectivas familias. La Fundación ofrece a los centros formación, seguimiento, asesoría, evaluación y recursos-actividades para integrar y trabajar desde las distintas áreas curriculares (música, literatura, plástica, conocimiento del medio, tutorías, etc.). Además, propone iniciativas dirigidas a la comunidad como ideas y actividades creativas para trabajar en casa; sesiones de cine, arte, música y juego en familia; préstamos de libros y exposiciones abiertas al público con las creaciones realizadas por niños y jóvenes.

El programa "Educación Responsable" y sus resultados han sido presentados durante el Encuentro Internacional de Educación Emocional, Social y de la Creatividad, que se celebró esta semana en el Palacio de Congresos de Madrid, durante el cual los principales expertos de distintos países debatieron sobre esta materia y elaboraron propuestas para las autoridades educativas.

Además, en este Encuentro se ha hecho público el 2º informe que la Fundación Botín ha desarrollado en el ámbito mundial sobre Inteligencia Emocional y Social. Se trata de un análisis sobre la situación actual en esta materia en países como Australia, Canadá, Finlandia, Portugal y Singapur. Este informe recoge en su capítulo final el estudio con los resultados obtenidos en España, concretamente Cantabria, gracias al programa educativo de la Fundación Botín.

Para elaborar este estudio se realizaron programas intensivos sobre 1.000 escolares de tres colegios, con edades comprendidas entre los 8 y los 14 años, y los test realizados se compararon con otros tantos centros educativos de control en los que no se desarrolló esa formación. A todos ellos se les efectuaron test entre 2006 y 2009 para medir su evolución en tres variables: la inteligencia emocional (capacidad de identificar y diferenciar las propias emociones y el uso de estrategias para reparar los estados emocionales negativos), la asertividad (capacidad de defender sus derechos y expresar ideas y sentimientos respetando a los demás y evitando conflictos) y la reducción de los niveles de ansiedad experimentados.

Los test han sido analizados por investigadores de la Universidad de Cantabria, y muestran que los niños consiguen, mediante esta formación, reducir los niveles de ansiedad un 13,1% más que cuando comenzaron el programa, mientras que los alumnos que no han recibido esta ayuda sólo los reducen en un 5,1%. Este aspecto esencial evita que los niños y adolescentes caigan en conductas de riesgo (intentos de suicidio, consumo de drogas y violencia, entre otros). Según la OMS, en 2020 la depresión será la primera enfermedad entre los menores.

Además, se registraron diferencias importantes entre los dos grupos de alumnos en el ámbito de la inteligencia emocional. Los que formaban parte del programa mejoraron un 5,6% en la identificación de sus sentimientos y en la reparación de las emociones negativas, mientras que los que no recibieron formación, no sólo no la mejoró sino que la redujo un 1%. En cuanto a la capacidad para defender sus ideas, respetando las de los demás, los alumnos de los centros con educación responsable la han aumentado un 4,5% y los de los otros centros, sólo un 0,6%.

Según Fátima Sánchez, directora del área de educación de la Fundación Botín "conseguir una evolución positiva de los alumnos en solo tres años es un avance enorme para la educación y sabemos que está teniendo un efecto beneficioso en sus vidas porque, en cursos posteriores, profesores que empezaban a trabajar con ellos sin conocer el programa, han destacado la enorme diferencia entre ellos y el resto de alumnos".

Creación de una Red de Centros Educación Responsable y expansión del modelo

Los notables resultados del programa "Educación Responsable" han suscitado el interés de docentes de toda España, ya que 200 colegios más de distintas localidades han querido conocerlo. El programa ya está funcionando este año a través de una plataforma online desde la cual se está formando a más de 300 docentes y 6.000 alumnos de Cantabria. A partir del curso que viene se estudiará la expansión de este modelo de educación a otras localidades. El primer paso para ello ha sido presentar en Madrid, ante más de 400 docentes de toda España, esta nueva forma de abordar la educación avalada por los magníficos resultados obtenidos en el alumnado cántabro.

La creación de una red de centros escolares de este tipo supone un compromiso a largo plazo de la Fundación Botín en su apuesta por mejorar la calidad de la educación. El objetivo para el próximo año es incluir en esta nueva red a 50 colegios para que 1.000 docentes trabajen de forma intensa con 20.000 alumnos.

Fátima Sánchez e Íñigo Sáenz de Miera. Foto: GBaltasar.Un momento del Encuentro. Foto: GBaltasar.Intervención de René Diekstra. Foto: GBaltasar.Intervención de Kimberly Schonert-Reichl. Foto: GBaltasar.Ponentes del Encuentro. Foto: GBaltasar.Intervención de Christopher Clouder. Foto: GBaltasar.
 

 

Logo de Fundación Botín