Fecha: 26-04-2010

La Fundación Botín participa en el proyecto europeo RIEGA para el Valle del Nansa y Peñarrubia

La aportación de la Fundación al proyecto RIEGA, liderado por la Asociación de Desarrollo Rural Saja-Nansa, se destinará a la ejecución de un sistema de telecomunicaciones inalámbrico Wi-Fi de conexión a Internet, permitiendo extender la conectividad del territorio.

Mesa redonda sobre el proyecto RIEGA
Mesa redonda sobre el proyecto RIEGA

La Fundación Botín participa en el proyecto europeo RIEGA para el valle del Nansa y Peñarrubia con una aportación de 250.000 euros. La aportación de la Fundación al proyecto RIEGA, liderado por la Asociación de Desarrollo Rural Saja-Nansa, se destinará a la ejecución de un sistema de telecomunicaciones basado en una red inalámbrica Wifi de conexión a Internet, cuya infraestructura permitirá extender la conectividad en este territorio. En la actualidad, el acceso a Internet es una herramienta fundamental para los ciudadanos, tanto para uso doméstico, como para la actividad empresarial.

Para la Fundación y la Asociación Saja-Nansa, esta dotación es un reto para la modernización socioeconómica de este territorio. Según recoge el convenio firmado recientemente, la red inalámbrica de telecomunicaciones para acceso a Internet de banda ancha, en un territorio aún carente de infraestructuras suficientes, con notables limitaciones de conectividad debido a sus características de población dispersa y de ámbito rural, "significa un avance en la eliminación de barreras para el acceso a las nuevas tecnologías de la comunicación".

Mesa redonda

Con el fin de dar a conocer los usos y aplicaciones de esta tecnología, la Fundación Botín organizó una mesa redonda el pasado 14 de abril de 2020, en las Antiguas Escuelas de Quintanilla de Lamasón, a la que asistieron unas 30 personas.

Tres expertos hablaron de los beneficios de esta tecnología para la vida diaria, las comunicaciones, la asistencia social, los centros de enseñanza y las instituciones, entre otros. También explicaron sus aplicaciones para la gestión de parcelas agrícolas, así como sus beneficios para la agricultura con sistemas de control de riegos y para localizar al ganado por GPS. Comentaron su aplicación a las empresas y al turismo rural.

Por último, en la mesa redonda se dio a conocer el Proyecto Europeo RIEGA 2010/2011, que tiene como objetivo dotar a la zona de una red de comunicación inalámbrica para el control de la red e instalaciones de agua. El objetivo es optimizar la gestión del agua, a través del control de fugas y de calidad de las aguas, contribuyendo al ahorro de un bien escaso y a la sostenibilidad del medio ambiente.

Los especialistas que intervinieron fueron Juan Cortés, director de Dedet Telecomunicaciones; Juan Ignacio de la Hoz, Conitec 99 Consultoría de innovación tecnológica; y Carmen Fernández del Río, Gerente de la ADR Saja-Nansa. Fueron presentados por el alcalde de Lamasón, Venancio Fernández, y por la coordinadora de la Fundación Eva Fernández.

La Fundación Botín, en su área de Desarrollo Rural, ejecuta en el Valle del Nansa y Peñarrubia el Programa Patrimonio y Territorio, que tiene por objeto el desarrollo de la comarca a partir de sus propios recursos. Coincide con la Asociación Saja-Nansa en el objetivo de potenciar y mejorar el desarrollo socioeconómico de los municipios rurales inscritos dentro de este ámbito territorial, con acciones que contribuyan a mantener la población en el territorio, al empleo local y la conservación de la biodiversidad.

 

 

Logo de Fundación Botín