Fecha: 11-12-2015

La Fundación Botín publica el catálogo razonado de dibujos de Bartolomé Esteban Murillo

Una publicación imprescindible para investigadores, especialistas y amantes del dibujo español, fruto de la exhaustiva labor de investigación iniciada en el año 2011 por Manuela Mena, miembro de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín y Jefe del Área de Pintura del XVIII y Goya en el Museo Nacional del Prado.

Magdalena dormida sobre el sepulcro vacío de Cristo. Hamburgo, Hamburger Kunsthalle (38593)
Magdalena dormida sobre el sepulcro vacío de Cristo. Hamburgo, Hamburger Kunsthalle (38593)

La Fundación Botín da un paso más en su ambicioso proyecto de investigación y difusión del dibujo de los grandes maestros españoles con la publicación del catálogo razonado Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682). Dibujos, un hito fundamental para profundizar en el conocimiento de uno de los grandes artistas del Siglo de Oro. Algo más de un centenar de dibujos, que si bien resultan escasos en el conjunto de la producción del artista, ponen de manifiesto su faceta de dibujante excepcional y tienen un valor único para el estudio estilístico del maestro, la identificación de autorías y la cronología de su obra.

Una publicación imprescindible para investigadores, especialistas y amantes del dibujo español, fruto de la exhaustiva labor de investigación iniciada en el año 2011 por Manuela Mena, miembro de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín y Jefe del Área de Pintura del XVIII y Goya en el Museo Nacional del Prado.

Del Murillo dibujante Manuela Mena destaca 'la misma soltura y los mismos recursos que tiene en su pintura, además de una precisión impresionante'. Murillo fue un dibujante excepcional y ello se deduce de 'la maestría indiscutible de los dibujos que han llegado hasta nuestros días y que fueron ejecutados por una mano de excepcional virtuosismo a la altura de los grandes dibujantes españoles como Ribera o Carreño, y de los italianos como Domenichino, Reni o Guercino'.

En palabras de Manuela Mena: "El pintor desarrolló un estilo y unos modelos únicos y personales que, unidos a su elevada calidad técnica, reflejan una personalidad definida e individual a la que sólo llegaron unos pocos y extraordinarios artistas'.

Murillo ha pasado a la historia como 'un espléndido colorista', capaz de explotar todas las posibilidades del color para crear formas y expresiones. Además, fue un asiduo dibujante, plenamente consciente del papel fundamental que jugaba el dibujo en la creación pictórica. No en vano fue uno de los fundadores de la famosa Academia sevillana, en la que se reconocía al dibujo como componente principal de la pintura.

La ausencia de dibujos del artista es una muestra, como afirma Manuela Mena en la publicación, 'del desinterés generalizado que existía en España por los dibujos: desinterés de los propios artistas, que debieron descuidar la conservación de sus obras, de sus discípulos que no apreciaron su magisterio y de los mecenas y coleccionistas, que no supieron entender el valor de estas obras tan especiales'.

Sin embargo, añade, 'los dibujos de Murillo muestran la misma versatilidad y facilidad de la que el artista hizo gala a lo largo de toda su producción pictórica' y revelan su rápida evolución estilística y la variedad de técnicas empleadas: 'de la belleza del dibujo a pluma, a las sutiles aguadas, el manejo excepcional del lápiz negro y de la sanguina, alcanzan en el artista las cotas más altas de todo el dibujo español del siglo XVII'.

A diferencia de otros pintores españoles del Siglo de Oro, como Ribera, la mayor parte de los dibujos de Murillo, aunque con un valor expresivo autónomo, se relacionan de forma directa o indirecta con su obra pintada, ya sea, como afirma Manuela Mena, 'porque se trata de piezas preparatorias de cuadros conocidos o porque sus temas y composiciones pertenecen a los mismos repertorios temáticos y formales'.

En la España del siglo XVII el dibujo no se consideraba aún como un arte independiente sino que era la base de la formación de los jóvenes y de su preparación para la pintura o la escultura. La capacidad técnica de Murillo superó a la de muchos de sus contemporáneos y la singularidad de su estilo y de sus modelos, determinaron el evidente impacto que sus obras, tanto en dibujo como en pintura, tuvieron en la generación de artistas sevillanos del último tercio del siglo XVII y principios del XVIII.

Las primeras conclusiones de la investigación de Manuela Mena se materializaron en una muestra, que en el año 2012 presentaba la Fundación Botín de Santander, en la que se exhibían 45 dibujos de Murillo procedentes de las más importantes colecciones públicas y privadas del mundo.

El estudio se completa ahora con este catálogo razonado fruto de un riguroso estudio de las colecciones más importantes de dibujos de Murillo que 'ha pretendido reunir lo que hasta la fecha se ha considerado del artista', modificando atribuciones tradicionales y alterando drásticamente la cronología establecida en la bibliografía anterior.

Asimismo, Manuela Mena rechaza en esta publicación 'algunas atribuciones a Murillo de un número de dibujos que se habían considerado de su mano con anterioridad y, por otro lado, incluye la atribución de algunos nuevos, considerados hasta el momento anónimos o pertenecientes a artistas de otras procedencias', todo ello debidamente justificado por las investigaciones llevadas a cabo y el análisis y conocimiento directo de todas las obras.

La Fundación Botín y la investigación sobre el dibujo español

El interés de la Fundación Botín en el dibujo se inicia en el año 2006 cuando la institución emprende un ambicioso proyecto de investigación destinado a la ordenación y catalogación rigurosa del dibujo español, completando, descubriendo y poniendo en valor esta técnica y sus autores. A lo largo de los años la Fundación Botín ha reunido en torno a este proyecto a investigadores, museos, instituciones y coleccionistas particulares que han hecho posible una línea editorial pionera en el campo de las publicaciones de la Historia del Arte en España, que se ha convertido en herramienta de trabajo y consulta fundamental para el conocimiento y la obra de los artistas.

Considerada una de las facetas más interesantes y fecundas de los grandes maestros de nuestro país desde el siglo XVII hasta nuestros días, el dibujo de los artistas españoles carecía de proyectos de investigación rigurosos que completaran, descubrieran y aclararan algunas facetas relevantes de la dimensión creativa de sus autores, más allá las carpetas y álbumes pertenecientes a archivos de museos y coleccionistas.

A la dificultad del trabajo de investigación en el campo del dibujo, uno de los más difíciles de dominar, se une la dispersión de las obras, que dificulta el conocimiento en directo de los originales, determinante en el estudio del arte, y muy especialmente en este campo.

Tras Eduardo Rosales (1836-1873), Antonio del Castillo (1616-1668), Pablo Gargallo (1881-1934), Alonso Cano (1601-1667), Mariano Salvador Maella (1739-1819) y José Gutiérrez Solana (1886 - 1945), la Fundación Botín presenta ahora el catálogo razonado de Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682).

Además la Fundación Botín y el Museo Nacional del Prado están desarrollando conjuntamente un ambicioso proyecto de investigación y catalogación razonada de los dibujos de Francisco de Goya, que durará cinco años y que culminará con dos grandes exposiciones temporales, una en el futuro Centro Botín y otra en el Museo del Prado en el año 2019.

Las investigaciones y publicaciones han estado siempre acompañadas de exposiciones en la sala de exposiciones de la Fundación Botín en Santander, con las que se acerca al público la obra en dibujo más representativa de estos artistas.

El texto de Manuela Mena recoge su exhaustiva investigación, las fichas y la correspondiente reproducción de cada dibujo, en muchos casos, acompañados de fotografías comparativas o de referencia.

El catálogo de 767 páginas, tiene un coste de 50 euros y puede adquirirse vía e-mail en: fmabotin@fundacionbotin.org.

 

 

Logo de Fundación Botín