Fecha: 13-06-2011

Laura Juncal Venero, becaria Botín de danza, se incorpora al elenco de la compañía holandesa Introdans

Por dos años consiguió una de las ayudas de la Convocatoria de Becas Extraordinarias y su ilusión y esfuerzo se ven ahora recompesados al incorporarse a la compañía holandesa.

Con 17 años, Laura Juncal Venero se dirigió a la Fundación Botín solicitando ayuda para conseguir su sueño de ser bailarina profesional. Por dos años consiguió una de las ayudas de la Convocatoria de Becas Extraordinarias y su ilusión y esfuerzo se ven ahora recompesados al incorporarse a la compañía holandesa Introdans, una de las más importantes de Holanda.

Laura Juncal nació el 20 de diciembre de 1991 en Santander. Guiada por su madre Ana Venero, profesora en la Escuela de Ballet Belín Cabrillo, desde muy pequeña demostró cualidades e interés por el arte de la danza, siendo destacable sus condiciones físicas y su sensibilidad por esta disciplina.

 

Laura Juncal Venero, becaria Botín de Danza.
Laura Juncal, becaria Botín de danza

Tras estudiar en Santander, continuó sus estudios en el Real Conservatorio Profesional de Danza Mariemma de Madrid. Concluyó estos estudios con una Beca Extraordinaria del curso 2009-2010, y para el curso 2010-2011 la obtuvo para continuar su formación en la National Ballet Academy de Holanda, en Amsterdam.
Voluntad, paciencia y perseverancia, así como una gran fortaleza física y mental, son algunas cualidades que sus tutores destacan en esta artista. También su capacidad para trabajar cada día con ilusión, tesón y coraje.

El próximo 9 de agosto se incorpora a Introdans (https://www.introdans.nl/nl/index.asp), una compañía de 70 personas asentada en Arhhem con una larga trayectoria tanto en representaciones en el extranjero como en iniciativas de formación para niños. Creada en 1971 por Hans Focking y Ton Wiggers, se ha consolidado como una de las tres compañías más importantes de Holanda. Al tiempo que trabaja en la compañía, Laura Juncal continuará un año en la Amsterdam School of Arts con el objetivo de conseguir el grado de Bachelor. Entre sus planes, bailar y completar su formación para poder dedicarse, un día, a la enseñanza.

La Fundación Botín, que concede becas de estudios desde su origen, hizo la primera convocatoria específica de Extraordinarias en 1998, con el fin de recoger las demandas de aquellos jóvenes cuyos estudios no encajaban en la formación reglada ni en otras convocatorias tradicionales de la institución.

 

 

Logo de Fundación Botín