Fecha: 21-05-2012

Más de 1.200 personas han participado en el programa Domingos de Música, Arte y juego… ¡En familia!

El programa, que tuvo este domingo su última cita, ha consistido en diez sesiones en torno a tres exposiciones y cinco conciertos.

En la actividad en torno a Murillo
En la actividad en torno a Murillo

Unas 1.220 personas, entre niños y adultos, han disfrutado del programa Domingos de Música, Arte y juego… ¡En familia! organizado por la Fundación Botín y que acaba de finalizar con el último de los conciertos.

El programa, que tuvo este domingo su última cita, ha consistido en diez sesiones en torno a tres exposiciones y cinco conciertos con los que la Fundación Botín ha ofrecido a los asistentes una ocasión para pensar, sentir, crear, compartir y trabajar en equipo.

Las sesiones han estado conducidas por especialistas. En el caso de la música por Luciano González Sarmiento, y en las de arte por Eva Morales y Bettina Ingham.

Esta iniciativa forma parte de Educación Responsable, un programa educativo de la Fundación Botín que favorece el desarrollo físico, emocional, social e intelectual de niños y jóvenes, promueve la comunicación y mejora la convivencia escolar a partir del trabajo con docentes, alumnado y familias.

La música y el arte son recursos utilizados para proporcionar un rato de ocio, comunicación y aprendizaje entre pequeños y mayores, y para descubrir las propias emociones y las de los demás. Los especialistas utilizan el diálogo y realizan preguntas que tienen relación con el objeto artístico, los instrumentos o la composición. El objetivo es reconocer cómo la música o el arte nos hacen sentir, qué emociones nos producen y qué emociones quiere trasmitir quien lo crea. Las interpretaciones y puntos de vista de cada uno se comparten. Una actividad posterior sirve para trabajar en equipo y desarrollar la creatividad.

De esta manera se genera una experiencia emocional, sensorial e intelectual que enriquece y a la vez divierte a todos los participantes.

En la exposición de Paul Graham, los asistentes dibujaron dos personajes con una historia vinculada al escenario o contexto de las fotos seleccionadas. En Itinerarios, la actividad consistió en hacer una historia animada con un taco de post-it, a modo de flipbook, y en explicarla posteriormente. Post-its con emociones dibujadas también surgieron tras observar y dialogar sobre cuatro de los dibujos de Murillo.

Cada sesión termina con una recopilación de todos los pensamientos, ideas, reflexiones y, sobre todo, las emociones que a lo largo de la sesión han surgido en el grupo.

Dentro de las actividades para la comunidad que contempla el programa educativo de la Fundación Botín, puede verse también en la entrada de la sede de Pedrueca la exposición Somos Creativos VI. Un bosque de emociones, con las obras de 1.538 alumnos de entre 6 y 16 años de la Red de Centros Educación Responsable.

En la actividad en torno a Murillo
En la actividad en torno a Murillo

 

 

 

Logo de Fundación Botín