Fecha: 24-01-2017

Nuevos avances en investigación científica

Los descubrimientos de los Drs. Aznar y Méndez del IRB Barcelona -quienes forman parte del Programa de Ciencia-, en relación a la metástasis e hígado graso respectivamente, representan la excelencia del Centro y su compromiso con la traslación de la ciencia a la sociedad.

El equipo del Dr. Aznar Benitah ha identificado las células responsables de iniciar y promover metástasis en diversos tipos de tumores humanos, a través de un marcador específico, la proteína CD36. Esta proteína se encarga de capturar e internalizar ácidos grasos. La actividad de CD36 y la dependencia del metabolismo de lípidos -grasas- distingue a las células cancerígenas capaces de iniciar metástasis del resto de células del tumor.

"No lo hemos comprobado todavía para todos los tumores, aun así proponemos que CD36 es un marcador general de células metastáticas, el primero del que tenga yo constancia que sea tan específico de metástasis", describe Salvador Aznar Benitah, jefe del grupo Células madre y cáncer del IRB Barcelona."

El IRB Barcelona ha solicitado la protección por patente de los resultados y los investigadores están trabajando con MRC Technology, del Reino Unido, el co-desarrollo de anticuerpos contra CD36 para tratar a pacientes con diversos tipos de tumores. Si el resultado es positivo, un nuevo producto terapéutico podría estar disponible en un período de cinco a diez años. (Ver noticia).

El equipo del Dr. Raúl Méndez ha descubierto una proteína protectora contra el hígado graso, CPEB4, la enfermedad hepática más común en los países occidentales. Se estima que, en la actualidad, ya hay entre 80 y 100 millones de personas con hígado graso solo en Estados Unidos. Estos pacientes tienen un mayor riesgo de desarrollar cirrosis y cáncer de hígado. Cabe destacar, que la incidencia del cáncer de hígado se ha más que triplicado desde 1980 y es la primera causa de muerte en pacientes con cirrosis.

Este estudio de biología básica del hígado abre la vía a estudiar estrategias terapéuticas para prevenir y combatir el hígado graso. 'Conocer ahora la función de CPEB4 en el hígado puede ser útil como valor predictivo para aquellas personas que tengan variantes patológicas de esta proteína y prevenir el desarrollo, por ejemplo, vigilando la dieta y las horas de ingesta. También puede ofrecer pistas para desarrollar terapias que mejoren las tareas de limpieza del hígado', explica el Dr. Méndez. (Ver noticia).

 

 

Logo de Fundación Botín