Fecha: 16-05-2014

Técnicas para hacer más atractivas tus solicitudes y conseguir financiación

II Encuentro profesional para organizaciones sociales, 8 de mayo de 2014.

El Programa Talento Solidario de la Fundación Botín proporciona formación para ayudar a la  profesionalización de las entidades no lucrativas. En esta ocasión con uno de los temas que más les preocupan -técnicas para conseguir financiación- mantuvimos un Encuentro profesional para entidades sociales el día 8 de mayo en la sede de la Fundación Botín en Madrid que fue impartido por dos expertos en evaluación, ejecución y seguimiento de proyectos: Dominique Gross y Ana Pozo. Contamos con un aforo de más de 200 entidades.

II encuentro profesional para entidades sociales. Talento Solidario, Fundación Botín
II encuentro profesional para entidades sociales. Talento Solidario, Fundación Botín

Dominique Gross y Ana Pozo explicaron como presentar un proyecto a una convoca-toria,  analizando:

1.Qué debemos presentar (Las bases de la convocatoria).
2.A quién se lo presentamos (los financiadores).
3.Cómo nos diferenciamos de otras entidades ( los anexos).

El contenido de la ponencia estuvo orientado a:

Definición de Proyecto: Para hablar de cómo hacer más efectivo el alcance de nuestros proyectos, empezaron definiendo qué es un proyecto: "Un proyecto es una empresa planificada que consiste en un conjunto de actividades interrelacionadas y coordinadas para alcanzar objetivos específicos dentro de los límites de un presupuesto y un período dado" (ONU, 1984); y también es "Una tarea innovadora, que tiene un objetivo definido. Debe ser  efectuada en un cierto período, en una zona geográfica delimitada y para un grupo de beneficiarios; solucionando de esta manera problemas específicos o mejorando una situación" (GTZ - Cooperación Técnica Alemana).

¿Para que realizamos proyectos? Los realizamos y los presentamos para alcanzar los objetivos de financiación planteados. Es fundamental tener en cuenta la Tasa de financiación: el retorno de proyectos financiados frente a los presentados. Una tasa de tres o cuatro por cada diez es correcta. Entramos en las bases de la convocatoria.

Nos facilitaron algunos datos que no siempre se corresponden con la realidad de nuestras entidades: un técnico de proyectos presenta ente 20 o 25 proyectos/ año y puede hacer un seguimiento real con indicadores, mejoras, etc. de 5 proyectos/año.

Lo ideal es planificar el proyecto con tiempo y sin la presión de la convocatoria. Así plasmaremos realmente la esencia del proyecto. Los proyectos tienen un ciclo para su planificación, formulación, financiación, ejecución y evaluación, y en ese ciclo tenemos que priorizar los aspectos que lo van a hacer más atractivo para el financiador y más eficaz para las personas que van a recibir la ayuda.

Una vez hecho esto, es fundamental conocer el ciclo del proyecto del financiador y tener la opinión sobre nuestro proyecto de las personas que lo reciben: hacer que nos conozcan y explicarles nuestro proyecto, seguir sus indicaciones de mejora. En definitiva, pasar de fundraising a friendraising.  

II encuentro profesional para entidades sociales. Talento Solidario, Fundación Botín
II encuentro profesional para entidades sociales. Talento Solidario, Fundación Botín

¿Cómo podemos acercarnos a nuestro financiador? ¿Cómo hacer friendraising?

1. Buscar momentos para comunicar con el financiador: por carta, jornada de puertas abiertas…. Salir del marco interno. Cuatro o cinco veces al año. Una recomendación práctica para mejorar lo que se escribe: hay que tener como destinatario a un técnico concreto, no en la institución. Mejorará la calidad de la formulación.

2. Utilizar temáticas sociales, emprendimiento, educación, infancia…. Y añadimos dos importantes:

A. Lo excepcional: las emergencias, las enfermedades raras, situaciones especiales

B. Hay "temas de moda", realojo, inmigración… y ahora emprendimiento social. También hay temas que funcionan peor, pero tenemos que hacerlos funcionar. ¿Cómo?

  • Hablemos de personas con nombre y apellidos. Ya no es un proyecto de atención a personas prostituidas, lo llevamos a lo excepcional.
  • Llevémoslo a temas de empatía, pensemos un poco el proyecto para llevarlo, si se puede, a una de las temáticas sociales que habitualmente llevan a la solidaridad.

3. Ponernos en la piel del financiador, tiene que entender y comprar nuestro proyecto. Para ello, Gross y Pozo nos dan unas recomendaciones:

  • Guía minimalista del proyecto.
  • Cuidar la  redacción.
  • No pasa nada por poner ejemplos concretos. Cuantos más mejor.
  • Poner frases fuerza. No tengamos miedo de aterrizar la idea con los testimonios que conocemos y nos surgen al hacer ese proyecto.
  • Introducir transversalmente datos y testimonios, aunque no sean científicos. (Por ejemplo: los cuidadores de enfermos de alzheimer sonríen más).
  • No incrementar los datos para dar imagen de eficiencia. Utilizar los datos reales del proyecto.

LAS SIETE SEÑALES DE PELIGRO.

Para finalizar, Gross y Pozo alertan a las entidades participantes de lo que nunca deben hacer, de lo que tienen que vigilar para que el financiador siga adelante con la lectura del proyecto:

1. Saltarse los límites o los requisitos de la convocatoria.
2. Dejar sin rellenar una tabla o un apartado. El evaluador lo pone para que lo rellenemos!
3. Redacción larga, ininteligible o que no dice nada.
4. Corregir la propuesta del financiador.
5. Corregir al legislador.
6. Totales equivocados en el presupuesto. No revisarlo antes de entregarlo. Se utilizan los mismos conceptos y se varía su valor en diferentes partes del proyecto.
8. El exceso de ambición: solicitud económica muy por encima del presupuesto.

 

 

Logo de Fundación Botín