Fecha: 28-12-2015

Un primer ensayo clínico contra el VIH realizado por científicos del CNB-CSIC y financiado por la Fundación Botín da buenos resultados inmunológicos en pacientes

Investigadores del Centro Nacional de Biotecnología financiados por la Fundación Botín finalizan el primer ensayo clínico fase I con la vacuna MVA-B en pacientes infectados con el virus de la inmunodeficiencia humana VIH y en terapia antirretroviral.

Mariano Esteban, Profesor de Investigación en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC) y Jefe del Grupo de Poxvirus y Vacunas
Mariano Esteban, Profesor de Investigación en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC) y Jefe del Grupo de Poxvirus y Vacunas

A pesar del desarrollo de más de 30 fármacos antirretrovirales, la pandemia causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sigue afectando con severidad a la población mundial. En el año 2014 unos 37 millones de personas vivían con el VIH y 1.2 millones fallecieron a causa de la infección. La combinación de diferentes estrategias para luchar contra el VIH nos permite ser optimistas sobre la posible erradicación de esta pandemia hacia el año 2030. Sin embargo, aún no disponemos una vacuna capaz de controlar eficazmente la infección.

A lo largo de 2015, investigadores del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) financiados por la Fundación Botín han publicado tres artículos, conjuntamente con investigadores de los Hospitales Gregorio Marañón, Can Ruti y Clinic, en los que presentan los resultados de sus estudios con MVA-B como vacuna terapéutica contra el VIH. Este candidato a vacuna ha demostrado, según los investigadores, ser seguro en las personas infectadas con el VIH.

Desde el punto de vista de la seguridad MVA-B, presenta un comportamiento excelente, sin casos adversos de complicación. En cuanto a su acción inmunológica, la vacuna MVA-B es capaz de incrementar la respuesta de linfocitos T CD4+ (células diana del VIH y esenciales para la defensa del organismo) frente a distintos antígenos del VIH. La vacuna ha demostrado además que activa las células T efectoras de memoria (TEM), que se consideran importantes en defensa contra el VIH.

Estos estudios también muestran que, una vez que se retira la terapia antirretroviral, los niveles del virus VIH se incrementan en los pacientes sin vacunación (placebo) mientras que hay un cierto retraso en la producción de virus, que es variable en magnitud, entre los vacunados.

Los resultados obtenidos en el ensayo terapéutico demuestran que la vacuna MVA-B es un buen candidato para mejorar las respuestas inmunes frente al VIH en individuos infectados. El hecho de controlar en parte la infección sugiere que se pueda utilizar la vacuna MVA-B como activador de respuestas celulares T en combinación con otros candidatos, como pueden ser anticuerpos neutralizantes de amplio espectro y determinar si de esta forma se controla la infección y se elimina el reservorio viral. Para ello es necesario continuar con estas investigaciones y llevar a cabo ensayos terapéuticos fase I/II adicionales.

La Fundación Botín, desde su inicio y en colaboración con el CSIC, ha favorecido el desarrollo de esta vacuna frente al VIH a través del apoyo al grupo que dirige Mariano Esteban, Profesor de Investigación en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC) y Jefe del Grupo de Poxvirus y Vacunas.

Fruto de esta colaboración se generó el vector MVA-B que fue patentado y aprobada en la Unión Europea y EE.UU, y licenciado al consorcio HIVACAT. Después de demostrar su buen comportamiento inmunológico y de control de la infección en modelo de macaco frente al SHIV (un virus relacionado con el VIH pero propio de simio), pudo ser llevado en España a un ensayo clínico fase I en individuos sanos con la participación de los hospitales Gregorio Marañón y Clinic. El ensayo profiláctico demostró que la vacuna MVA-B inducía buenas respuestas inmunes activando las poblaciones de linfocitos TCD4+ y CD8+, así como de anticuerpos específicos que se consideraban importantes en protección frente al VIH. Estos resultados tuvieron una gran repercusión en los medios. El ensayo profiláctico ha sido seguido por un ensayo terapéutico fase I con 30 pacientes en tratamiento antirretroviral (20 vacunados con MVA-B y 10 placebos).

Publicaciones:

  • Mothe B, Climent N, Plana M, Rosàs M, Jiménez JL, Muñoz-Fernández MÁ, Puertas MC, Carrillo J, Gonzalez N, León A, Pich J, Arnaiz JA, Gatell JM, Clotet B, Blanco J, Alcamí J, Martinez-Picado J, Alvarez-Fernández C, Sánchez-Palomino S, Guardo AC, Peña J, Benito JM, Rallón N, Gómez CE, Perdiguero B, García-Arriaza J, Esteban M, López Bernaldo de Quirós JC, Brander C, García F; on behalf of the RISVAC-03 Study Group (2015) Safety and immunogenicity of a modified vaccinia Ankara-based HIV-1 vaccine (MVA-B) in HIV-1-infected patients alone or in combination with a drug to reactivate latent HIV-1. J Antimicrob Chemother. Jun;70(6):1833-42.
  • Gómez CE, Perdiguero B, García-Arriaza J, Cepeda V, Sánchez-Sorzano CÓ, Mothe B, Jiménez JL, Muñoz-Fernández MÁ, Gatell JM, López Bernaldo de Quirós JC, Brander C, García F, Esteban M (2015). A Phase I Randomized Therapeutic MVA-B Vaccination Improves the Magnitude and Quality of the T Cell Immune Responses in HIV-1-Infected Subjects on HAART.PLoS One. 2015 Nov 6;10(11):e0141456.
  • Rallon NI, Mothe B, Lopez Bernaldo DE Quiros JC, Plana M, Ligos JM, Montoya M, Muñoz MA, Esteban M, Garcia F, Brander C, Benito JM; RISVAC03 Study Group (2015). Balance between activation and regulation of HIV-specific CD8 T cells response after MVA-B therapeutic vaccination. AIDS. 2015 Nov 10. [Epub ahead of print]
 

 

Logo de Fundación Botín