Fecha: 27-07-2012

Villa Iris se transforma en hogar en un sentido homenaje a Alberto Corral

Con motivo de la exposición Construyendo un universo propio. Colección ACB comisariada por María Corral y posible gracias a la colaboración de Bárbara de Rueda.

Construyendo un universo propio. Colección ACB, comisariada por María Corral y posible gracias a la colaboración de Bárbara de Rueda, ha transformado de nuevo Villa Iris en el hogar que fue originalmente, para hacer un sentido homenaje al coleccionista Alberto Corral López-Dóriga (Valladolid, 1938- Cantabria, 2008).

Las tres plantas del edificio Villa Iris de la Fundación Botín en Santander, que desde 1994 acoge en veranos los talleres y exposiciones de arte contemporáneo, se convierten en esta ocasión en una casa familiar, la misma en la que el propietario atesora sus recuerdos y sus objetos más queridos, "en este caso las obras de un excepcional coleccionista", según destacó Paloma Botín en referencia a Alberto Corral López- Dóriga.

Paloma Botín, vocal del Patronato de la Fundación Botín, agregó en rueda de prensa que la exposición intenta plasmar lo que caracteriza a la Colección ACB y la distingue del resto -ser fiel reflejo de su época- ya que su "escogida nómina de artistas y obras la ha convertido en testimonio de los acontecimientos más relevantes de los años 60, 70 y 80 en el arte español".

La colección comprende también las piezas heredadas de su padre Santiago Corral Pérez, formadas en su mayoría por paisaje español del período 1880-1920 y las que -tras el fallecimiento de Alberto en 2008- su viuda Bárbara de Rueda ha adquirido. De ahí la denominación de Colección ACB.

Esta exposición sirve además a la Fundación Botín como reconocimiento a la colaboración desinteresada del coleccionista privado, personajes anónimos, amantes del arte, sin los que no sería posible llevar a cabo muchos de los proyectos de la institución.  

Paloma Botín agradeció a Bárbara de Rueda -propietaria de la colección-, a María Corral -comisaria de la misma- y a Mariano Navarro -autor del texto del catálogo-, la  oportunidad de realizar este "pequeño pero sentido homenaje a Alberto Corral, impulsor como lo fue su padre de un modelo de coleccionista en una España poco aficionada a ello".

Por su parte, la comisaria se refirió a la dificultad de hacer una selección entre las 400 obras que tiene la colección. Dijo que se han escogido "las obras que a Alberto más le gustaban o en cuya adquisición puso más pasión". Al respecto matizó que él compraba por una relación de pasión, "no por el mero hecho de coleccionar".

Busto de 1839 de E. Livi Ejogni,
Busto de 1839 de E. Livi Ejogni, "Mujer velada"

También comentó algunas anécdotas, como la presencia del del busto de 1839 de E. Livi Ejogni, "Mujer velada", que su hermano vio en un anticuario de Galicia y que no compró por su precio, pero que pudo conseguir dos años más tarde, al regresar y encontrar que el propietario la tenía guardada en espera de que regresara a por ella. Y algún "guiño" en la exposición, como poner juntas "La ola" de Sorolla, junto a un paisaje marino de 1954 de Juan Uslé.

Corral también destacó la presencia de obra gráfica americana, adquirida en los años setenta, lo que supuso adelantarse a reconocer la importancia de estas producciones.

La Fundación Botín muestra hasta el 23 de septiembre de 2012 en el edificio Villa Iris un centenar de piezas, un testimonio de los acontecimientos más relevantes de los años 60, 70 y 80 en el arte español, con obras de Tàpies, Pablo Palazuelo, Pérez Villalta, Luis Gordillo, Alfonso Albacete, Broto, Barceló o Julio López Hernández.

La exposición abrirá todos los días, festivos incluidos, de 10:30 a 21.00 horas y la entrada es gratuita.

María Corral, Paloma Botín y Bárbara Rueda
 

 

Logo de Fundación Botín