Una invención que cambió el mundo

Un artículo de David Brierley sobre la imaginación y el arte

Uno de los principales aspectos de la innovación y la creatividad es el desarrollo de la imaginación artística. Esto es especialmente relevante en el ámbito de la enseñanza hoy en día. Una de las funciones más importantes de la enseñanza moderna consiste en dirigir una forma de docencia que desarrolle el mundo interno de la imaginación, la reflexión y el pensamiento, de manera que se mantenga en equilibrio con el mundo de factores externos que se nos facilita a través de un creciente bombardeo de impresiones sensoriales. Por consiguiente, es necesario cultivar ese mundo interno del niño, ya que es el elemento fundamental para el desarrollo de la competencia creativa. En el niño, la imaginación se desarrolla en relación con una creciente consciencia. Cuando trabajo en los cursos de formación para el profesorado practicamos estas etapas, en las que destacan un nivel preparatorio en la infancia y tres niveles fundamentales que deben fomentarse en las escuelas.

En este breve artículo proporcionaré un ejemplo del último nivel de imaginación que me gustaría llamar "imaginación terciaria". Este nivel superior podría quedar ilustrado mediante una referencia a la vida de Gutenberg y a su invención de la imprenta, una de las cinco innovaciones creativas más extraordinarias de la historia que cambió el mundo en un solo día. El apellido de Gutenberg al nacer era Gänsfleisch (carne de ganso), pero después decidió cambiarlo y adoptó como apellido el nombre del lugar de nacimiento de su madre.

imprenta

A principios del siglo XV, la imprenta ya no era una novedad en Europa. La impresión sobre seda y tela con tablillas de madera se había iniciado en el siglo XII y la impresión sobre papel ya se practicaba en la segunda mitad del siglo XIV. Se tallaban las tablillas de madera y se colocaba sobre ellas una hoja de papel húmeda, de manera que el relieve tallado impregnado en tinta se traspasara a la hoja. Los escribanos encuadernaban las hojas en "libros de bloque" o xilografías. Ésta era ya una práctica común en la infancia de Gutenberg. Es interesante ver el camino que recorrió Gutenberg hasta dar con el invento que cambió el mundo. Se encuentra descrito en una carta que escribió al hermano Cordelier:

"Mi cabeza lleva un mes trabajando sin parar; de mi cerebro debe brotar una Minerva plenamente armada […]. Ya ha visto usted, como yo, cartas de juego y estampas de santos […] estas cartas y estampas se encuentran talladas sobre tablillas de madera, y bajo las imágenes hay palabras y líneas completas también talladas […]. El relieve tallado se impregna de una tinta espesa, y sobre él se coloca una hoja de papel, ligeramente húmeda; a continuación, se juntan la tablilla, la tinta y el papel y se frotan y frotan con un rodillo hasta que el dorso de la hoja de papel queda brillante. Entonces se retira el papel y en él se ve la imagen como si ésta se hubiera trazado sobre aquél, y las palabras como si se hubieran escrito ahí mismo; la tinta aplicada al grabado se ha adherido al papel, atraída por su suavidad y por su humedad.

Pues bien, lo que se ha conseguido con unas cuantas palabras, unas cuantas líneas, debo conseguirlo yo con largas páginas de escritos, con grandes hojas totalmente cubiertas de texto por ambos lados, con libros completos, con el primero de todos los libros: la Biblia […].

¿Cómo? No tiene sentido pensar en grabar sobre tablillas de madera las trescientas páginas […].

¿Y qué voy a hacer? No lo sé; pero sí sé lo que quiero hacer: quisiera hacer numerosas copias de la Biblia, quisiera tener las copias preparadas para el peregrinaje a Aix-la-Chapelle."  

Ésta fue la primera matriz que Gutenberg tenía constantemente en mente: la impresión de los relieves tallados en tablillas de madera frotándolos con un rodillo. Buscaba una herramienta que sustituyera la complicada y laboriosa tarea del tallado. Y añadía:

"Toda creación de una moneda comienza con un punzón. El punzón es un pequeño rodillo de acero que tiene un extremo grabado con la forma de una letra, varias letras, todos los signos que se ven en relieve en la moneda. Luego este punzón se humedece y se introduce en una pieza de acero, que se convierte en el "tampón" o "sello". Y es en estas monedas-sello en las que, también humedecidas, se colocan pequeños discos de oro para por fin convertirlas en monedas con un potente golpe."

Esto lleva a Gutenberg a rememorar otra imagen que había visto una vez:

"Cuando se aplica al pergamino o al papel el sello de la comunidad a la que uno pertenece, todo está dicho, todo está hecho, todo está ahí. ¿No se da cuenta de que uno puede repetir tantas veces como sea necesario la cubierta del sello con signos y letras?"

Pero aunque estas imágenes le perseguían, no conseguía hallar una solución. Siguió albergando tal interrogante en su corazón y permaneció con la mente abierta. Recordaba:

"He trabajado en la vendimia. He visto correr el vino, y volviendo del efecto a la causa, he estudiado la fuerza de esta prensa a la que nada se resiste."

Ya tenía colocada la última pieza del rompecabezas, había encontrado la solución.

"Dios me ha revelado el secreto que le estaba pidiendo […]. Me he hecho traer una gran cantidad de plomo; será la pluma de la que me serviré para escribir."

A mi juicio, esta es la verdadera esencia de una mente imaginativa desarrollada. La capacidad imaginativa en su punto álgido es capaz de unir imágenes que tienen su origen en el inconsciente.  

Me gustaría llamar a este proceso intensificado "biociación" (en este caso, "triociación"), una matriz compleja. La capacidad creativa depende de la recolección de impresiones sensoriales y, al encontrarse con una necesidad en el mundo, une estas imágenes para formar un todo. Esto es lo que se podría llamar metodología artística, ya que se recogen imágenes y se transportan al ámbito imaginativo para reunirlas en una fecha posterior formando una composición. Todo tipo de arte es composición.

Albert Einstein también describe este nivel terciario al llamar a su obra "juego combinatorio". Su objetivo era generar combinaciones nuevas y útiles.

Logo de Fundación Botín